Círculo de la Comunicación (I)

Hace unas semanas me pidieron que diera un curso sobre comunicación en las organizaciones. Lo cierto es que estuve mirando muchos manuales de comunicación corporativa y siempre creí que me faltaba algo: la comunicación personal. Podemos dotar de herramientas de gestión de comunicación interna y externa a una organización, pero si no dotamos a las personas de entrenamiento para sus habilidades personales estamos dejando de ver todo el plano al completo. Nos quedamos a medias.

Hoy en día nadie pone en duda el valor de las personas dentro de las organizaciones. Son su pieza clave y fundamental. En la sociedad española de hoy en día más aún puesto que el fenómeno de la inmigración experimentado en los últimos años ha producido un aumento de la plantilla de este carácter en las empresas.

100people_10241

De  este razonamiento “cree” un concepto nuevo: el círculo de la comunicación. Es una nueva forma de ver la comunicación en las organizaciones, no solo desde el punto de vista de la empresa, sino también desde la clave de las mismas: las personas. Individuos que vienen de ambientes y culturas diferentes y que tienen que trabajar juntas. Si les ofrecemos la formación adecuada para que puedan crecer personalmente, la comunicación entre ellas será más eficaz y nos ahorraremos muchos dolores de cabeza.

Nótese que he puesto el termino crear entre comillas. Pocas veces el ser humano inventa algo nuevo completamente, por lo que hago un voto de humildad y considero que no seré el primero ni el último, en hablar de este enfoque sobre la comunicación dentro de las organizaciones.

Para poder desarrollar este concepto he dado con un libro muy interesante: Ni me explico, ni me entiendes. Su autor es Xavier Guix y trata de una manera muy útil e interesante cuáles son los problemas de comunicación y qué habilidades personales trabajar para poder tratar de reducirlos y que comuniquemos de una forma más eficaz.

De todas estas habilidades personales bajo mi punto de vista tres son las más importantes y que hay que trabajar a fondo: la inteligencia emocional, la asertividad y la empatía. Culturalmente estas habilidades no son fáciles de asimilar, nuestra sociedad no nos ha educado en ello, pero si que puedo afirmar por experiencia personal, que ponerlas en práctica funciona con el fin de conseguir una comunicación más óptima.

Por último me gustaría hacer hincapié en una idea muy importante. Muchas veces oigo la frase de “es que no me entiendes”. Cuando alguien no entiende aquello que decimos es una falta de respeto decir que la otra persona no nos ha entendido. Cuando no se nos entiende es culpa nuestra. Nosotros somos los que no nos explicamos y es nuestra obligación trabajar la forma de comunicar con el fin de hacernos entender.

Este es el primer artículo del tema y con el que pretendo haber explicado qué es el círculo de la comunicación. A partir de aquí voy a publicar otros tres en los que haré una reflexión sobre las tres habilidades personales que hemos de trabajar con el fin de comunicar mejor. Espero que os ayuden a cerrar el círculo de la comunicación propio y que contribuyan a que crezcáis personalmente.

autoestima

Anuncios

17 pensamientos en “Círculo de la Comunicación (I)

  1. Alfonso dice:

    Parece muy interesante, espero los próximos post sobre este tema.
    http://branded-content.net/

    Me gusta

  2. Alexandra dice:

    Es muy interesante tu enfoque, sin embargo no estoy totalmente de acuerdo con que si una persona no me entiende sea porque no me explico. A veces, una persona no es capaz de entender a la otra por las estructuras mentales que posee. Entonces un concepto, un sentimiento, un punto de vista no encuentra a qué estructura de conocimiento o lógica acoplarse….

    Me gusta

    • Hola Alexandra,
      Cuando alguien trata de comunicarse con otra persona ha de tener algo muy claro: con quien está hablando. Cuando alguien no nos entiende la culpa es nuestra por una sencilla razón, yo como emisor soy responsable del mensaje que emito y mi obligación es adaptarlo a esa persona con el fin de conseguir una comunicación eficaz. Es como se trabaja en comunicación. Cuando diseñamos un anuncio, un cartel o cualquier otro tipo de pieza debemos de pensar muy bien qué forma le damos con el fin de adaptarlo al destinatario. Un ejemplo muy sencillo: no le hablo de la misma forma a mi sobrino de dos años que a mi madre que es adulta. Pues en este caso sería algo similar. Debemos de adaptar la forma en la que nos comunicamos en función del destinatario del mensaje.
      Por último agradecerte la aportación. La verdad que motiva mucho las interacción con el mundo por internet porque sin duda es un intercambio cultural en dos direcciones muy interesante.
      Feliz viernes!!

      Me gusta

  3. María Angélica Suárez dice:

    Daniel me gustó mucho tu reflexión y antes también opinaba como Alexandra y me dí cuenta que la responsabilidad de que me entiendan y de que la comunicación sea efectiva es mía y tuve así muchos logros. Felicitaciones. Feliz fin de semana desde Argentina

    Me gusta

    • Buenas tardes María Angélica,
      me alegro mucho de que te haya gustado el artículo. Mi objetivo cuando empecé a escribir era aportar mi granito de arena a la cultura. opiniones como las tuyas motivan a seguir escribiendo.
      Saludos desde España.

      Me gusta

  4. Edith. dice:

    Muy interesante el tema y para reflexionar y aplicar en nuestras empresas. Un saludo cordial.

    Me gusta

  5. Anna dice:

    Este artículo arroja luz precisamente en los tres aspectos que son clave para el buen entendimiento entre las personas. Cuando flaquea uno de estos tres ámbitos es cuando se generan los conflictos en la comunicación. Y son, precisamente estos tres ámbitos los que se trabajan en los procesos de coaching dentro de las organizaciones. Si partimos de esta base no estaría de más que en las escuelas y en los institutos ya se empezara a hablar de estos temas. Seguro que todos ganaríamos en bienestar y equilibrio personal.
    Es de agradecer que se publiquen artículos con este contenido.
    Saludos,
    Anna Estallo

    Me gusta

    • Muchas gracias Anna. Estoy completamente de acuerdo contigo, se deberían de entrenar estas habilidades en los colegios. Podemos preparar a nuestros hijos entrenando su parte racional, pero las emociones y otras facetas tan básicas como estas han de ser preparadas porque conducen a un crecimiento personal. Y ambos son importantes a la hora de formar a seres humanos.

      Me gusta

  6. Johhanna dice:

    Daniel,
    Te felicito. Claro, conciso y concreto. He trabajado por más de 23 años en comunicación corporativa y de negocios y en efecto… el inconveniente que más se presenta en la elaboración de mensajes clave es creer que son los públicos de interés los “obligados” a entender lo que queremos decir; cuando el trabajo de comunicación es adaptar nuestros mensajes de acuerdo al grupo al que nos dirigimos. Me encanta que hables de la importancia de enfocarnos en la capacitación de las personas como motor clave del desarrollo; no solo de una mejor comunicación; sino, del desarrollo de relaciones basadas en el respeto y la confianza.
    Saludos desde Guatemala, país de la eterna primavera!
    Johhanna

    Me gusta

    • Muchas gracias Johhanna. Me alegra mucho que te haya gustado el artículo y que mis palabras lleguen a la otra parte del charco. Esto anima a seguir escribiendo. Me parece un tema fascinante y mi intención es seguir trabajando en esta línea en la que hemos de trabajar no solo la comunicación corporativa, sino también la personal.

      Me gusta

  7. Roberto Alfaro dice:

    Quiero aportar a este debate dos puntos:
    1) La importancia en la decisión del medio para comunicarnos: En la elaboración de un mensaje “organizacional” se debe tener bien claro Qué se quiere decir y a Quién va dirigido el mensaje. La delimitación del público receptor es fundamental para decidir no solo, cómo se va a construir el mensaje (lenguaje, amplitud del mensaje, cifras relacionadas, apoyos visuales, apoyos auditivos, etc.), si no también, qué medios se van a utilizar (intranet, pizarrón, presentación audiovisual, tarjeta informativa, etc.). Se puede tener mucho cuidado en lo que queremos comunicar pero si escogemos un medio de comunicación inadecuado las consecuencias pueden ser tan o mas catastróficas para la empresa cómo un mensaje apócrifo.
    2) Cuando nos comunicamos en un ambiente organizacional, partimos de la base de que existe un contexto común entre nosotros y nuestros receptores. De ahí que no debemos considerar que partimos de “cero” y si hay mensajes que pueden ser elaborados para toda la “comunidad organizacional” pero este tipo de mensajes “generales” son los que tienen que ser mas cuidadosamente elaborados, con conceptos claros, sencillos, accesibles a todos; con información suficiente, verídica y comprobable. Estos comunicados deben ser pensados en función de que van a ser recibidos por personas o grupos que pueden tener una actitud crítica o definitivamente contraria al contenido. Es por ello que muchas organizaciones solamente utilizan los medios “públicos” para mensajes “sociales” (cumpleaños, eventos culturales y/o deportivos, etc.) y solamente difunden los mensajes que pueden causar polémica a “canales” mas restringidos en los cuales hay completo control sobre quienes tendrán acceso a él.

    Me gusta

    • Buenos días Roberto,
      Completamente de acuerdo contigo. El mensaje siempre se ha de adaptar al canal y al público al que va dirigido. Sería absurdo tratar de hacer una campaña a través de facebook para llegar a un público de una edad entre 60 y 80 años.
      Respecto a tu otro apunte creo que hay un factor clave: la información supuesta. En muchas ocasiones este suceso que apuntas que ocurre se soluciona no dando por supuesto nada de lo que se dice y dando una información más detallada. En nuestra vida diaria nos ocurre a menudo. Tenemos problemas de comunicación con otras personas porque estamos dando por supuesto información o las intenciones que alguien tiene al decir algo. Es una ejercicio muy sano comunicativamente hablando el hecho de preguntar siempre qué quieres decir con algo para no dar nada por sentado y que eso lleve a una discusión entre dos o más personas.
      Muchas gracias por tu aporte Roberto.

      Me gusta

  8. Hola Daniel, te escribo desde Chile. Primero que todo decirte que comparto absolutamente lo que dices sobre las mal llamadas “habilidades blandas”, aquellas competencias personales básicas que todos los que estamos insertos en cualquier tipo de organización debemos desarrollar. El año pasado comencé a realizar talleres sobre el tema. La idea surgió al darme cuenta que había tanta oferta de profesionales para el mercado, pero estudios indicaban que independiente de la formación, en cualquier área del conocimiento, carecían de herramientas eficaces de comunicación.
    Quisiera complementar a las habilidades fundamentales que mencionas: la escucha activa y la conciencia de conocer las barreras en la comunicación (semántica, entre otras.)
    Por último, es tan cierto cuando te refieres a aquellos emisores que usan el “no me entendiste..”, la verdad es que pensé que el decir: “me expresé mal” era un acto de buena crianza universal.
    Saludos.
    Rocío Hernández P.

    Me gusta

  9. Silvina P. dice:

    Has hecho bien en tocar este punto tan álgido, Daniel. También soy Comunicadora Social, y algo que siempre me ha intrigado es el hecho de que en muchas ocasiones he percibido cómo la inteligencia emocional, la asertividad y la empatía se confunde con la “confianza” que existe entre los colaboradores y los responsables de área de una institución. Esto casi siempre se traducía en la entrega de algún trabajo o deber fuera de tiempo (es decir, mientras más empatía y cercanía tienes con ellos, mayores posibilidades de incumplimiento de los objetivos).
    ¿Cómo actuar al respecto y no perder el liderazgo?

    Perú

    Me gusta

    • Pues yo considero que cuando esto que dices ocurre es una falta de profesionalidad por parte del que se toma esa “confianza”. Yo he de saber diferenciar cuando mi relacion debe ser profesional y cuando es una relación es personal. Mi socia y yo somos amigos y socios y nos comportamos como tal en cada contexto. Hace años trabajaba con dos amigos y yo era su jefe. Perdí la amistad con ellos porque ellos por esa confianza que teníamos consideraban que podían tomarse muchas libertades en el trabajo y con cumplir con él. Cuando hablé con ellos no lo entendieron, siguieron actuando del mismo modo y decidí no contar con ellos más. Lo que dices es una situación incomoda porque puedes perder una amistad, pero debe estar muy claro cuando somos profesionales con unas obligaciones y cuando estamos fuera del trabajo y nuestra relación es personal.
      Mi consejo personal es sentarse con esas personas y hacerles entender que en el trabajo uno ha de ser profesional y cumplir con lo que se le exige. El diálogo es la clave y sino buscar un plan B para hacerte respetar y que se respete el trabajo.

      Me gusta

  10. […] unos meses en otro de mis posts hablaba del Círculo de la Comunicación. Para los que no hayáis leído el mismo, se trata de una concepción de la comunicación en la […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s